Skip to content

¿Puede un cristiano apartarse y perder su salvación?

March 10, 2014

eternal security

¿Puede un cristiano, un creyente apartarse del Señor y perder su salvación?  Alguien quien ha nacido de nuevo, lavados sus pecados en la sangre de Cristo, ¿Podrá apartarse… prodigar… resbalarse, caer y perder su salvación?  Creemos, según las Escrituras, ROTUNDAMENTE QUE NO!!!

¡Dios quiere que vivamos seguros de nuestra salvación y que somos Sus hijos para siempre!  El no quiere que vivamos en un estado de incertidumbre, esperando que al final… Dios nos acepte.

Así como Noé y su familia entraron al arca y estuvieron absolutamente seguros porque Dios fue quien cerró  la puerta… así también los creyentes estamos seguros… escondidos con Cristo en Dios… (Gn.7:7, 16; Col.3:3)

Sin embargo, muchos han enseñado, y siguen enseñando que un creyente puede apartarse de tal manera que pierda su salvación.  Hay cuatro argumentos de ese punto de vista:

1). Porque somos débiles, fallamos, y luego dudamos que podamos permanecer hasta el fin.

2). Porque todos hemos conocido a alguien que parecía ser un verdadero cristiano, que se apartó y luego andaba peor que un cristiano

3). Porque algunos pasajes parecen enseñar que existe la posibilidad que un creyente se pueda perder:       a). Mt.24:13    b). 1 Co.9:27    c). Juan 15:6    d). Ga.5:4    e). Judas Iscariote;   f). He.6:4-6;     e). He.10:26-29.

4). Porque algunos han dicho que si enseñamos que  la salvación no se pierde, eso hará que cristianos vivan en libertinaje

¿Cómo contestamos a esos argumentos?

1). Nuestra salvación no depende de poder nosotros guardarla o cuidarla… somos guardados por el poder de Dios (1 Pd.1:5; Jud.24)

2). Aquellos cristianos que aparentemente se han apartado, ¿serían verdaderamente salvos?  Y si lo eran, Dios tiene a muchos hijos desobedientes.  ¿Qué tal el hijo pródigo? Era un hijo, pero desobediente (Lc.15:11-24)

3). Los pasajes antes mencionados no enseñan que un creyente pueda perderse.  Se están refiriendo a aquellos que no eran verdaderos creyentes, o se están refiriendo a recompensas o pérdidas de recompensas… no a la salvación.

A). Mt.24.13— ref. a tiempo de tribulación y a la salvación física de aquellos que perseveren hasta el fin

B). 1 Co.9:27 y Jn.15:6 – nos hablan de servicio y no salvación.

C). Ga.5:4 – no está hablando que podemos perder la salvación, sino de aquellos que prefieren confiar en una salvación por obras…

D). Judas nunca nació de nuevo… (Lc.22:3; Jn.13:1-11)

E). He.6:4-6 y 10:26-29—fueron escritos a Hebreos…para Hebreos y el argumento es que si rechazaban a Cristo, no había más sacrificios por el pecado.

F). La enseñanza de la seguridad de la salvación no da licencia para pecar o vivir en libertinaje, sino que nos da un incentivo como creyentes para vivir más entregados para el Señor.    (Ro.6:1-2)

Hay siete razones Bíblicas porque un creyente nunca puede apartarse (deslizarse) al punto de perder su salvación:

1. El creyente está eternamente seguro porque ese es el propósito eterno de Dios para todos los redimidos.  (Efe.1:4-6; Ro.8:29-31, 38-39)

2. El creyente esta eternamente seguro porque la obra redentora de Cristo Jesús fue completa, suficiente, perfecta y eterna… (Ro.4:25 – 5:2; 1 Co.6:19-20; He.1:3; 7:24-25; 10:10-14) Nuestra salvación depende completamente y únicamente en la obra terminada de Cristo Jesús en la cruz del calvario.  Su obra fue aceptada por Dios el Padre y estamos seguros en El.

3. El creyente está eternamente seguro porque su salvación es completamente por gracia.      Las obras del hombre fueron completamente excluidas de la salvación… pasadas, presentes y futuras.  Somos salvos de la pena y el poder del pecado completamente por gracia y cuando el Señor regrese seremos salvos de la presencia del pecado de una vez para siempre. (Efe.2:8-9; Fil.2:12-13; Tito 3:5)  Si la salvación dependiera de nosotros mismos, tendríamos mucho de que dudar, pero, gracias a Dios, no depende de nosotros! 

4. El creyente está eternamente seguro por la naturaleza misma de la salvación.  (Jn.3:16; 5:24; 2 Tm.4:18; He.5:9; 9:12) Todos estos versículos nos hablan de “vida eterna” o “salvación eterna” “redención eterna” y que ya hemos “pasado de muerte a vida y que no vendremos a condenación”  ¡Somos eternamente salvos!

5. El creyente está eternamente seguro por las tantas promesas y declaraciones específicas que garantizan nuestra seguridad…  (Jn.6:37; 10:9; 10:27-29) La oración del Señor (Jn.17:2,6,9,12) Fil.1:6 – “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará (terminará) hasta el día de Jesucristo;”

6. El creyente está eternamente seguro porque es parte del cuerpo de Cristo.                         Estamos “en El” y El está “en nosotros”… (1 Co.12:13-27; Efe.2:6)

7. El creyente está eternamente seguro por la obra del Espíritu Santo a favor suya por la eternidad.                                                                                                                                                                           El momento que alguien cree en el Señor Jesucrsito, el Espíritu Santo hace morada dentro de él y lo sella hasta el día de la redención (Jn.14:16; Efe.1:13-14; 4:30)

Conclusión:                                                                                                                                                                                  La pregunta más bien debe de ser: ¿Soy de Él? Si lo es, entonces lo es por toda la eternidad.

 

 

 

 

 

Honrando Nuestro Matrimonio

February 26, 2014

honra tu matrimonio

Hebreos 13:4 – “Honroso sea en todos el matrimonio,…”

Al recordar una boda reciente de dos jóvenes de nuestra Iglesia, me puse a pensar en tantos detalles especiales que formaron parte de su ceremonia matrimonial…

El novio con su amigo (best man / chambelán de honor) esperando a su novia; las parejas acompañantes, amigos especiales de los novios – vestidos de los colores escogidos especialmente para esa ocasión; la dama de honor – amiga especial de la novia, la niña de las flores, esparciendo pétalos de flores en el pasillo cubierto de blanco preparado para la entrada de la novia;  la entrada grandiosa de la novia, ataviada de blanco, preparada exclusivamente para el novio… su prometido; el papá, entregando a su hija en el altar y los dos novios tomándose de la mano y haciendo sus juramentos y votos… LO QUE VIENE A LA MENTE ES:  ¡QUE HONROSO!

El matrimonio fue la primer institución que Dios estableció, y la instituyó para ser honrosa, para tener un lugar prominente en la sociedad… (Eso es lo que quiere decir: “honrar” = “poner  en su merecido lugar”) ¡El matrimonio es una institución de grande honor! La primera de las tres que instituyó Dios, antes que el gobierno humano y antes que la Iglesia… 

Sin el matrimonio, no habría hogares / familias - ¡no habría una sociedad que gobernar! Y no habría Iglesias… pues la Iglesia está compuesta de familias.  De hecho, ¡la Iglesia es una familia— La familia del Señor!  También, es importante recordar que Dios creó el matrimonio, para ser un retrato / cuadro de la relación entre Su Hijo (El Señor Jesucristo) con su novia (Iglesia) ¡Y una Iglesia con familias fuertes, es una Iglesia fuerte!

Pero, así como todo lo que creó Dios para Su honra y gloria, el diablo lo quiere destruir… Desde un principio, él ha querido destruir el matrimonio / el hogar… y ha hecho muy buen trabajo, junto con el mundo en diluir la institución del matrimonio… de “redefinirla”… de deshonrarla…

 Primeramente, logró que el hombre y la mujer quitaran su mirada de Dios y de Su voluntad (Adán y Eva en el Huerto del Edén), Segundo- logró que pusieran sus ojos en lo físico (vieron que estaban desnudos), que le dieran rienda suelta a sus deseos y pasiones carnales y pecaminosas (los hombres después del huerto comenzaron a tener a más de una mujer); logró hacer la intimidad sexual algo perverso y sucio; de allí vinieron las fornicaciones, vivir juntos en “unión libre”, los adulterios (la peor forma de deslealtad y traición), el divorcio – a pesar que Dios mandó: “LO QUE DIOS UNIÓ, NO LO SEPARE EL HOMBRE” (Pero el hombre ha levantado el puño en la cara de Dios y ha dicho: “No me importa lo que Tu mandaste”…)

 El diablo ha tenido éxito en deshonrar la institución más clave de toda sociedad…

Ha convencido casi a toda cultura que el matrimonio es un “estilo de vida”, igual que otros…  Nos ha dado opciones de “estilos de vida alternativos”… Y ante los ojos de mucha gente, la definición del matrimonio ya no es exclusivamente la relación y compromiso entre un hombre y una mujer; ahora puede ser entre dos hombres o dos mujeres; entre alguien que no es hombre ni mujer, con otro (a) que no sabe si es hombre o mujer. ¡Y el mundo lo tolera, lo acepta, y hasta lo defiende y lo aplaude llamando lo que Dios dijo era perversión, “diversidad y libertad de expresión”!!

Qué podemos hacer nosotros los cristianos? Pues, no vamos a cambiar al mundo. La Biblia dice que “el mundo entero está bajo el maligno”.  No vamos a marchar en activismo en contra de las prácticas mundanas y antibíblicas de la sociedad en la cual vivimos… Pero lo que sí podemos hacer, y es nuestro deber hacer, es nosotros seguir levantando en alto la institución del matrimonio, seguir honrando nuestros matrimonios, seguir enseñando a nuestros hijos lo honroso que es el matrimonio y cómo es importante vivir dentro de la voluntad de Dios (poniéndoles el ejemplo) porque haciendo esto, ¡ESTAMOS HONRANDOLE A ÉL! ¡El plan de Dios es perfecto! ¡Dios no se equivoca!

Dios nos ha mandado a predicar el evangelio de Cristo a este mundo perdido y es nuestro deber hacerlo. PERO ES MÁS NUESTRO DEBER HONRARLE A EL CON NUESTRAS VIDAS, CON NUESTROS HOGARES, CON NUESTROS MATRIMONIOS. (Nuestro testimonio, da credibilidad a la Palabra de Dios o debilita / disminuye su eficacia)

Las parejas cristianas no deberíamos maltratarnos unos a otros, faltarnos al respeto, descuidar nuestros hogares al punto de dejarlos derrumbarse… destruirse… ¡Deberíamos honrar nuestros votos matrimoniales, siendo fieles uno al otro… deberíamos poner un buen ejemplo a nuestros hijos y a las futuras generaciones, de lo honrosa, lo feliz, lo satisfactoria y lo amorosa que puede ser la relación matrimonial dentro de la voluntad de Dios!!!  El divorcio nunca debería ser una consideración porque deshonra… diluye la institución del matrimonio (Eso es parte de los argumentos que usan los perversos para embarrárselo en la cara a los cristianos conservadores – el alto índice de divorcio, abuso de menores, hasta molestación sexual… entre hogares tradicionales de parejas heterosexuales.. Tradicionalistas… ¡que vergüenza! )  No podemos esperar que el mundo honre la institución del matrimonio, cuando nosotros los cristianos no estamos dando un buen ejemplo honrando nuestra propia relación matrimonial.

Tres maneras prácticas de cómo honrar nuestros matrimonios:

 1. Honre sus votos matrimoniales como un compromiso sagrado delante de Dios…

  a). No importa si fue por la iglesia o por el civil - ¡ES RECONOCIDO Y RESPALDADO POR     DIOS! (Ro.13:1 – Los jueces son autoridades establecidas y respaldadas por Dios)

  b). Si no se han casado… ¡HAGALO YA!  No casarse y vivir juntos es:

 - Desobediencia… (1 Co.7:1-11)

 - Fornicación… (He.13:4) ¡Es pecado! (1 Co.6:18-20)

 - Devaluar la institución del matrimonio… (¡Para sus hijos especialmente!) (Sal.78:5-8) – ¡Queremos que nuestros hijos sean mejores que nosotros, no peores que nosotros. No que hagan lo mismo o cometan los mismos errores que nosotros!

 

2. Honre a Dios y a Cristo en Su hogar, antes que nada y nadie…

  – Familiares… (“Por esto dejará el hombre a su padre y madre…”)

  – Trabajo… (Sal.68:6) – ¡Dios dijo que la familia era para los desamparados, no el trabajo! ¡Ud. puede conseguir otro trabajo… PERO NO OTRA FAMILIA!

  – Antes que a sí mismo… (Efe.5:28-29, 33)

  – Antes que a sus hijos… (1 Sa.2:29)  ¡Dios le quitó sus hijos a Elí, porque los había honrado más a ellos que a Él!

 

3. Honre su posición dentro de su matrimonio / hogar…

Cristo = Cabeza del Varón (1 Co.11:3)  ¡Hacen falta hombres que amen, teman y sigan al Señor Jesucristo con devoción para ser el ejemplo que sus familias necesitan!

Hombre = Cabeza de la mujer (Efe.5:22-24) ¡Hacen falta hombres que sean los líderes espirituales de su hogar, que dirijan a sus familias con sabiduría de Dios!

Mujer = La ayuda idónea del varón (Gn.2:18) ¡Hacen falta mujeres virtuosas que tomen el lugar que Dios ordenó dentro del matrimonio y el hogar – mujeres sujetas a sus maridos, que confíen y esperen en el Señor! (1 Pd.3:1-6)

Padres = La autoridad en casa (Efe.6:1, 4) ¡Hacen falta padres cristianos que críen a sus hijos como Dios manda, y no de acuerdo a las filosofías de este mundo perverso!  Que enseñen a sus hijos la Palabra de Dios, que instruyan a sus hijos en “Su camino”, que corrijan y disciplinen a sus hijos correctamente y con diligencia; que preparen a sus hijos para una vida de devoción y servicio a Dios (Jos.24:15)  ¡ESO ES UN MATRIMONIO HONROSO DELANTE DE DIOS!

Resultado = ¡Cuando los padres honran su matrimonio y honran a Dios en su hogar – Los hijos los honrarán a ellos! (Efe.6:2-3) – ¡Eso es lo que sucede como resultado de HONRAR NUESTRO MATRIMONIO!  ¡No deberíamos esperar que nuestros hijos nos honren, cuando nosotros no estamos honrando a Dios!

En 1 Samuel 2:30, Dios dijo: “…Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.” 

Conclusión: ¡Queremos honra, sin nosotros honrar… Así no funciona!  Dios dijo: “Honroso sea en todos el matrimonio” .  No solo es una declaración, es una expectación de parte de Dios para cada cristiano - ¡HONREMOS NUESTRO MATRIMONIO!

 

 

 

¡Tanto porqué dar gracias al Señor!

November 28, 2013

“Entrad por sus puertas con acciones de gracias… Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.”  (Salmos 100:4-5)

¡Hay tanto porqué dar gracias al Señor! (No pudiera caber todo en un solo posting como este)…

Pero quiero mencionar algunas cosas cerca a mi corazón por las cuales estoy agradecido en esta mañana del Día de Acción de Gracias – 28 de Noviembre, 2013:

1. ¡Por mi salvación en Cristo Jesús!  Pensar que Dios me ama tanto siendo yo un vil pecador y por mi Señor Jesucristo, quien se entregó por mí… ¿¡Como no esforzarme cada día por ser mejor; por servirle y vivir para Él!? (2 Co.5:14-15)

2. Por las misericordias de Dios, que son nuevas cada mañana… (Lam.3:22-23)

3. Por mi familia… ¡No merezco la bendición de cada uno de ellos, ni pudiera imaginarme una vida sin ellos!

 - Por mi querida esposa Ana… fiel compañera; por la mujer virtuosa y piadosa que es (Pr.18:22) ¡No la merezco Señor!

 - Por mi hija Isely… mi primer hija y “la niña de mis ojos”.  Por mi yerno Paul, quien es un varón bondadoso y temeroso de Dios.  Por Sophia Grace (Nuestra primer nieta), quien ha llenado nuestra vida de dicha y felicidad.  ¡En quien puedo ver de nuevo a nuestra hija Isely y quien me recuerda que el tiempo se va tan rápido y debemos aprovecharlo mejor! (Pr.17:6) ¡Bendice su hogar Señor!

- Por mi hijo Fred… En quien puedo ver tanto de mí, pero una mejor versión. ¡Gracias Señor por él! Guárdalo en el hueco de tu mano Señor y úsale para tu honra y gloria!

- Por mi preciosa Madeline… ¡En quien puedo ver a mi linda esposa en su juventud otra vez! ¡Béndicele y guárdale siempre Señor!

- Por mis padres Andrés y Alicia… Por criarme y darme lo mejor que pudieron.  ¡Gracias por su amor, sacrificios y sus oraciones por mi! ¡Guárdalos con buena salud y bendiciones grandemente Señor!

- Por mis hermanos y sus familias…

Mi hermana Laura y su esposo Russell – ¡Gracias por su buena salud Señor, gracias por tu misericordia sobre él!  Por sus hijos: Amanda, Marissa y Willis, te ruego por ellos Señor, que les bendigas siempre.

Mi hermana Ruth – ¡Señor, gracias por lo que estás haciendo en su vida! Gracias que en medio de su tribulación, la has colmado de tus bendiciones y le has hecho sentir tu dulce presencia y le has hecho ver tu abundante gracia!  ¡Guárdala del mal, continua usándola como hasta ahora en Tu obra y prospérala personalmente Señor! (Por mi cuñado Jaime, te ruego que lo guardes del mal y que lo uses donde está para ser una influencia buena para otros y un testimonio de Tu poder y misericordia… que no sea vencido del mal que le rodea Señor)

Mi hermano Andy y su esposa Jessica – ¡Gracias por su testimonio!  Continua usándolos y guarda a su familia del mal.  Bendice la obra que están haciendo Señor.  Por sus hijos: Becky (dale sabiduría y protégela del mal allá en el colegio mientras está lejos de sus padres); Por Susie, Andy Jr., Melody, Arianna y Benjamín. 

4.  Gracias por Tu Iglesia Señor…

Por el rebaño que me das el gran privilegio de pastorear… ¡No lo merezco Señor! Por cada familia de nuestro ministerio… ¡Béndiceles y prospérales según tu benéfica mano Señor!  ¡Ayudame a ser una ayuda a cada uno de ellos!

Por el Pastor Reyes y su familia… ¡Gracias por su liderazgo y su corazón de siervo! Bendícele a él y a su familia.  Protégele y guárdalo del mal. ¡Sánalo de su espalda Señor y continua usándole como hasta el día de hoy!

5.  Gracias por tantos de Tus siervos que has usado para ser de influencia y bendición a mi vida Señor…

- Por el Pastor Luis Parada, por su vida y ministerio… por la influencia positiva que siempre ha sido en la vida de mi familia y mi ministerio.  ¡Bendícele a él y a su familia grandemente Señor!

- Por los Pastores Gil Torres, Luis Ramos, David Cortés, Elmer Fernández, Bacilio Alfaro, Ezequiel Salazar, Ernesto Rodríguez, Oscar García, Pete Raymond, Joaquin Hurtado, Sam Olivas y muchos otros consiervos y mentores, quienes con sus ministerios, sus enseñanzas, su amistad, consejos; y algunos de ellos con su testimonio de perseverancia en medio de tremendas pruebas y sufrimiento, los has usado para ser de bendición y ánimo en mi vida personal y ministerio – ¡Gracias por ellos Señor! ¡Bendice sus familias y ministerios! 

 

¡Gracias Señor por tantas bendiciones en mi vida…verdaderamente Tu eres bueno, y Tu verdad por todas las generaciones!

¡Feliz Día de Acción de Gracias a Todos!

 

¡Terminó el verano, pero la obra de Dios sigue adelante!

August 22, 2013

La-mies-es-mucha-y-los-obreros-pocos

“Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos.” – Jeremías 8:20

Jeremías se lamentaba por el juicio que venía de parte de Dios para Su pueblo.  Serían llevados cautivos a una tierra lejana.  Durarían allá 70 años antes de poder regresar a Jerusalén.  Pasarían las estaciones y los años, y el pueblo de Dios añoraría ser salvos y volver a “Sión”…

Al estar terminando otro verano, somos recordados…

1. Que el tiempo es corto y debemos aprovechar cada oportunidad que nos da el Señor para hacer algo para Su reino, ya que pronto esta vida se acabará

Santiago 4:14 – “…porque ¿que es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por uno poco de tiempo, y luego se desvanece.”

Sal.90:10 = “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos.”    v.12 = “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”

2.  Los días son malos…

Efesios 5:16 = “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

Debemos “redimir el tiempo”   Col.4:5 – “…redimiendo el tiempo” 

Yo fui salvo a los casi 24 años de edad.  Toda mi juventud se la di al mundo y al diablo… fue tiempo perdido.  Nunca podré regresar atrás y volver a vivir esos años.  Como me pesa no haber conocido al Señor antes… de niño; no haber estado en una buena iglesia, en clases dominicales para jóvenes, envuelto en programas y actividades juveniles. ¡Que distinta hubiera sido mi juventud!  Ahora, no hay tiempo que perder.  ¡Debo “rescatar” (redimir) el tiempo que me queda y vivirlo para el Señor!

3.  Somos salvos, pero todavía no llegamos al cielo… aún no hemos sido revestidos de un cuerpo glorificado…

Filipenses 3:20-21 = “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

2 Corintios 5:1-3 = “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.  Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial;  pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos… ”  v.6 = “Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor…”  v.8 -10= “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.  Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.  Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

Un día, estaremos de pie ante el Señor para darle cuentas de lo que hicimos con nuestra vida.  ¡Y lo único que va a ser recompensado… lo único que va a valer algo, va a ser lo que hallamos hecho para Su obra!  Más bien, debemos seguir con la mirada puesta en las cosas de arriba (Col.3:1-4), y mantenernos ocupados en nuestra salvación (Fil.2:12).  ¡Ya tendremos tiempo para descansar cuando estemos en la Gloria!

4. No podemos dejar que pase el tiempo de la siega…

Jer.8:20 = “Pasó la siega…”

Joel 1:10-11 = “El campo está asolado, se enlutó la tierra; porque el trigo fue destruido, se secó el mosto, se perdió el aceite.  Confundíos, labradores; gemid, viñeros, por el trigo y la cebada, porque se perdió la mies del campo.”

¡No hay cosa más triste y de mayor gravedad para un campesino que se pierda la mies del campo!  Pero necesitamos entender que la Biblia aquí no se está refiriendo solo a campos y una cosecha de alimentos físicos… no, alegóricamente está refiriéndose a la mies de las almas de los hombres.  A la Iglesia se le dio la responsabilidad de llevar el evangelio a toda criatura hasta que Cristo regrese, y Él dijo que los campos estaban ya blancos para la siega y que no había tiempo que perder. 

Juan 4:35 = “¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega.”

Mateo 9:36-38 = “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban como ovejas que no tienen pastor.  Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos.  Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

¡Que sentido de urgencia notamos en las palabras de nuestro Señor!  ¡ROGAD, PUES, AL SEÑOR DE LA MIES, QUE ENVÍE OBREROS A SU MIES!  ¿Porqué???  ¡PORQUE SE PUEDE PERDER LA MIES! ¡QUE NO SE PIERDA LA MIES!!!

¡No hay cosa más triste y más grave, que se pierda la mies… que se pierdan las almas de los hombres, mujeres, jóvenes y niños en el infierno!

Conclusión:

Al estar terminando el verano, hemos estado bien ocupados teniendo campamentos, conferencias, clubes bíblicos, escuelitas bíblicas vacacionales, reuniones especiales, etc.  Dios nos ha dado un verano bien ocupado, lleno de actividades, bendiciones y fruto… ¡EL VERANO ESTARÁ TERMINANDO, PERO LA OBRA DE DIOS AUN NO HA TERMINADO… AUN NO HEMOS LLEGADO AL CIELO! (“Aún no hemos sido salvos”)   ¡QUE NO PASE LA SIEGA Y DEJEMOS QUE SE PIERDA! ¡LA OBRA DE DIOS SIGUE ADELANTE!

Principios acerca de la importancia de nuestra comunicación

July 22, 2013

power of written words

 

 

 

 

 

“El Poder sorprendente de nuestras palabras”

(tomado del libro: “Different by Design”, por Cary Schmidt)

Texto:  Santiago 3:2-13

Introducción:

Dios compara nuestras palabras  a martillos, cuchillos y flechas…

Jer.9:9 – Saeta afilada es la lengua de ellos; engaño habla; con su boca dice paz a su amigo, y dentro de sí pone sus asechanzas.

Pr.25:18 –  Martillo y cuchillo y saeta aguda Es el hombre que habla contra su prójimo falso testimonio.

Muchas veces no tenemos cuidado con lo que decimos, donde lo decimos o como lo decimos, y nuestras palabras terminan causando mucho daño. Por ejemplo, un martillo o un cuchillo pueden hacer tanto cosas muy buenas y útiles, como muy malas y dañinas… ¡ES POR ESO QUE HAY QUE SABER USARLOS… HAY QUE TENER CUIDADO!

Nuestras palabras pueden ser usadas para lastimar y causar dolor, o pueden ayudar, consolar y animar.  Sea para bien o para mal, cada palabra que sale de nuestra boca fluye directamente de nuestro corazón… aún aquellas que escribimos, texteamos, enviamos por correo electrónico (emails) o “chateamos”  y siempre tendrán un impacto en las vidas de otros. 

Cuando estemos ante la presencia del Señor, daremos cuentas de cada palabra que salió de nuestra boca.

Mt.12:36 – “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.”

¡Nuestras palabras si le importan a Dios! ¡Que importante y poderosa es nuestra comunicación!

 ¿Qué dice Dios acerca de nuestras palabras?

Literalmente hay miles de pasajes en la Biblia que hablan específicamente acerca de la comunicación.  Dios es muy claro que nuestras palabras, nuestros labios, nuestra conversación y nuestra comunicación le importan mucho a Él y a Sus propósitos.

Jesucristo, es nuestro ejemplo máximo y el modelo de cómo usar nuestras palabras para agradar a Dios.  Él nunca pecó y Sus palabras siempre fueron exactamente lo que el Padre celestial intentó que fueran…

Jesús habló con gracia

 Lc.4:22 – Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?

Jesús hablaba diferente a los otros hombres

Jn.7:46 – Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!

Jesús usó Sus palabras para enseñar a otros con la autoridad de la Palabra de Dios

Mr.1:22 – Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

De la misma manera, Dios nos ha dado la habilidad de hablar, escribir y comunicar nuestras palabras a otros.  Él tiene un propósito para nuestras palabras, y en gran parte, crecer en gracia y madurar espiritualmente tiene mucho que ver con aprender a usar nuestras palabras para glorificar al Señor. 

Veamos el poder y el propósito de nuestras palabras:

 1.      Dios creó la comunicación, pero el hombre la pervirtió usándola pecaminosamente (Gn.11:1-9)

La humanidad había usado su lengua para rebelarse en contra de Dios… sus vidas habían llegado a tal depravación y maldad, que Dios decidió confundir su habilidad de comunicarse.  Es por eso que Dios estorbó sus planes al limitar su comunicación unos con otros.

El mundo hoy en día no ha cambiado mucho desde los tiempos bíblicos.  Vivimos en tiempos en que la humanidad está llena de imaginaciones malvadas y comunicación corrompida la cual fluye a través de los medios de comunicación (T.V., Películas, Libros, Revistas, Computadoras, Internet, Celulares y Social Media) Parece ser que entre más vulgar, más de doble sentido y más perversa sea la comunicación – ES MEJOR!!

El cristiano debe saber que cuando participa de comunicación corrompida y pecaminosa, desagrada a Dios y está abusando del propósito que Él tiene para nuestras palabras.

 2.      El propósito de Dios para la comunicación es para Su gloria y para edificar a otros

¿Por qué será que Dios le dio al hombre la habilidad de comunicarse con palabras?  Dios dio la habilidad de comunicarse al hombre con dos propósitos básicos:

 1). Para glorificarle (Ro.15:6; Sal.86:12; 51:15; 63:3)

2). Para edificar a otros (Ef.4:29-32; Ro.14:19)

*Lamentablemente, la comunicación de muchos cristianos hoy en día es solo para exaltarse a sí mismos y llamar la atención en vez de edificar a otros…

El cristiano maduro reconoce que toda comunicación fue diseñada por Dios para glorificarle a Él y edificar a otros.

Ya sea que esté hablando, escribiendo, texteando, enviando emails o comunicándose en cualquier otra forma (“facebook” “twitter” “Instagram” “blogging”), recuerde estas dos palabras: GLORIFICAR Y EDIFICAR…

¡No nos pertenecemos a nosotros mismos (1 Co.6:19-20); no tenemos ningun derecho de usar nuestros cuerpos, nuestros pensamientos o labios en ninguna manera que no cumpla con estos dos propósitos del Señor!! (Ro.3:13-14)

 3.      Las palabras tienen mucho poder… ya sea para bien o para mal (Pr.18:21; Mt.15:11)

¿Alguna vez se ha puesto a pensar del poder que tienen las palabras?

Dios diseñó las palabras para que tengan mucha influencia… mucho poder – ¡Especialmente las palabras escritas! ¡La Biblia dice que la lengua tiene poder para contaminar!

¿Alguna vez ha pensado que la razón que Dios nos dio Su Palabra escrita fue porque las palabras escritas tienen tanto poder?  ¡Tener la Palabra de Dios escrita es mejor que ver a Dios en persona! ¿Cómo? Simplemente así… Cuando alguien pone algo por escrito, uno puede leer lo que había en su mente y corazón impreso en papel.  Sin embargo, cuando alguien está frente a frente conversando con alguien, es imposible comprender lo que hay en su corazón.  En vez de solo ver a Dios, podemos leer lo que hay en Su corazón cada vez que tomamos tiempo para leer Su Palabra.

¿Qué es lo primero que buscan hacer una parejita para expresar como se sienten en su corazón? ESCRIBIRSE NOTAS…

¡Palabras escritas son expresiones del corazón! (Esas notas se leen, se guardan, se sacan y se vuelven a leer una y otra vez… estudiándola… meditando en lo que dicen) ¿Por qué? PORQUE PALABRAS ESCRITAS SON PODEROSAS… SON UNA EXPRESIÓN DEL CORAZÓN INTERNO.

De la misma manera, todas nuestras palabras tienen mucho poder… pueden edificar o pueden derribar y destruir a alguien.  Un cristiano espiritual pondrá gran importancia y cuidado en escoger sus palabras sabiamente… para el bien.

 4.      Dios nos manda a evitar toda comunicación corrompida (Ef.4:29; Pr.4:24; Ef.5:3-4; Col.3:8-9)

La palabra “corrompida” = “podrida” o “inservible”…

La palabra “contaminar” = “envilecer” o “avergonzar”…

Una y otra vez en la Biblia, somos amonestados a dejar y a apartarnos de toda clase de comunicación corrompida y pecaminosa.  Dios hasta nos habla de nuestro humor y bromas… ¡Si, a Dios le importa de que nos reímos!!

La palabra “truhanerías” = “dicho de una persona: que con bufonadas, gestos, cuentos o patrañas procura divertir y hacer reír”

¡El mundo está lleno de burladores y escarnecedores!

¡Una de las señales más marcadas de la madurez es la habilidad de comunicarse correctamente y abstenerse de palabras corrompidas, necias y sin provecho… saber hablar a tiempo y no fuera de tiempo… hablar con seriedad y no siempre con bromas e indirectas… llevándose unos con otros!!

 Decida de una vez por todas hermano, que usará su lengua para honrar a Su Creador y edificar a otros… Cuando se encuentre alrededor de gente que estén hablando “sandeces”… “tonterías”… “palabras corrompidas”… Debería hacer lo siguiente:

 1). Apártese… Retírese

2). Rehuse reírse…

3). Tenga el valor de decirle a la persona hablando mal que se caye…

4). Escoga juntarse con otra gente… con otros hermanos…

5). Hable con alguien de autoridad acerca de esa conversación… (Alguien que tenga autoridad para hacer algo… no es chisme)

6). Anime a otros allí a que se retiren con usted

7). Pídale a Dios que limpie su mente inmediátamente

 Cuando la mala comunicación es por medios de comunicación:

 1). Apágue el aparato…

2). Baje el volumen…

3). Cambie el canal o la estación

4). Mejor invierta su tiempo en cosas que le edifiquen

5). Determine valorar su corazón más que valorar lo que le entretiene

5.      La comunicación corrompida hace daños profundos al corazón

Pr.12:13 – “El impío es enredado en la prevaricación de sus labios;…”

(Pr.15:2-4; Ecle.10:12)

1 Co.15:33 – “No erréis, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”

*Cuando participamos de mala comunicación… comunicación corrompida… estamos corrompiendo nuestro propio corazón y dañando nuestra salud espiritual.  Es por eso que la Biblia nos amonesta: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida” – Pr.4:23

 ES POR ESO QUE ES DE SUMA IMPORTANCIA CUIDAR LO QUE HABLAMOS Y LO QUE OÍMOS… PARA PROTEGER NUESTRO PROPIO CORAZÓN

 6.      Dios desea que tengamos control de nuestra boca y que usemos nuestras palabras para el bien y para edificación (Sal.141:3-4; Pr.25:11; Is.50:4)

La buena comunicación es el resultado de una vida bajo el control del Espíritu de Dios.

La razón de porqué cristianos tienen mala comunicación, es simple y sencillamente:  por carnalidad.

DECIDA QUE NO VA A PARTICIPAR DE CHISMES Y RUMORES… MALAS PALABRAS Y CHISTES SUCIOS O DE DOBLE SENTIDO… CRÍTICAS Y PALABRAS OFENSIVAS…

MAS BIEN DECIDA QUE SERÁ UN PORTAVOZ DE DIOS…. PARA EDIFICAR A OTROS… PARA HABLARLE A OTROS DE CRISTO… PARA AMONESTAR BIBLICAMENTE… PARA EXHORTAR Y ESTIMULAR AL AMOR Y A LAS BUENAS OBRAS!!!

 7.      La comunicación nunca antes había sido tan conveniente y tecnológica como lo és el día de hoy…

Pr.8:8-9 – “Justas son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida.  Todas ellas son rectas al que entiende, y razonables a los que han hallado sabiduría.”

Sal.45:1 – “Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero.”

¡Dios está interesado en cada palabra que comunicamos, ya sea hablada o escrita!

Vivimos en la “edad de la información”… la comunicación nunca antes había sido tan rápida o fácil.  Nuestras palabra “vuelan” por todo el mundo a la velocidad de la luz, por medio del espacio cybernético… (cyberspace)… Usamos nuestras computadoras, correo electrónico, celulares, video-juegos electrónicos, ipods y ipads para comunicarnos con otros.

Vivimos en una sociedad tecnológica (Techno Culture) la cual nos ha dado un tremendo potencial para comunicarnos para bien o para mal.  Desafortunadamente, Satanás ha logrado engañar y atrapar a muchos cristianos tentándolos con comunicación pecaminosa.

En la sociedad presente, la gente se atreve a decir en un texto, mensaje electrónico, facebook, twitter y otros medios de social media cosas que nunca dirían en persona.

Tristemente, muchos están adictos a estar “online”…  hasta han creado falsas identidades, vidas dobles y relaciones en el internet que los están corrompiendo y destruyendo sus vidas reales… (Varias señoritas y jóvenes… hasta niñas y niños aquí tienen no una, sino dos y hasta tres cuentas de facebook, con distintos nombres!) (Hay jóvenes y hasta hermanas adultas aquí… que están constantemente updating y comunicándose por textos y facebook… hasta aquí durante el tiempo de la predicación!) ¡En vez de usar la tecnología sabiamente… como una buena herramienta… la usan para su propio daño y destrucción espiritual!

Como cristianos, debemos estar conscientes de los peligros y escoger deliberadamente hacer lo correcto en medio de un mundo decidido a seducirnos y arrastrarnos!

Las trampas de Satanás son más  y más sutiles cada vez, debemos protegernos y proteger lo nuestro… (Padres!!!)

 8.      El cristiano sabio y espiritual aprenderá a usar la tecnología más bien para distribuír y desparramar comunicación piadosa…

Pr.12:25 – “La congoja en el corazón del hombre lo abate; Más la buena palabra lo alegra.”

Pr.15:23 – “El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuan buena es!”

Col.4:6 – “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.”

 ¡Dios quiere que cada palabra, cada nota, cada email, cada texto, cada post en el internet y social media, cada comunicación sea para glorificarle a Él y edificar a otros!

 En la sociedad de hoy, la gente usa la tecnología para desparramar chismes, para hacer comentarios inapropiados y para deshonrar al Señor.  Un cristianos piadoso usará cada oportunidad de comunicación para agradar a Su Señor.

 Las siguientes son unas guías para cuidar su vida y testimonio, usando la tecnología y los medios de comunicación social sabiamente:

 1). Manténgase a cuentas… Asegúrece que su familia o algun hermano espiritual tenga acceso a su cuenta de correo electrónico, su celular y contraseñas de sus cuentas de facebook, etc. (No deberían haber cuentas cerradas con contraseñas privadas!!!)

Esto ayudará a resistir tentaciones.  Satanás quiere “jalarle” a tener conversaciones “secretas” y privadas que después usará para atraparle… (Una jovencita aquí.. platicando con un hombre mucho mayor… en México!!!  Otros, tienen cuentas “privadas” en su facebook y no tienen “friends” cristianos, pero sí del mundo, o de otras Iglesias que tienen falsa doctrina…  Otros, tienen una cuenta para amigos cristianos y otra para amigos del mundo…)

 2). Mántengase honesto… Decida que no participará de identidades falsas o ficticias, ni tampoco de chismes en Chat rooms, blogs, group texting… todo eso se presta para llenar a la juventud de mentiras y engaños…

Decida que no va a usar social media sites para aparentar algo que no es… (falsa edad, falso “status”, “imágenes provocativas”- varias jovencitas y hermanitas aquí que están obsesionadas con sí mismas y su apariencia… puras fotos de sí mismas en distintas poses!)

*Hay otros que hasta están llevando acabo relaciones incorrectas y hasta ilícitas por medio de social media…  *A lo mejor lo que necesita hacer es cerrar esas cuentas de social media y asegurarce que sus hijos hagan lo mismo!!!

3). Mántengase ocupado en cosas que le ayuden y sean provechosas…

¡Hay muchas cosas que son interesantes en el internet que no aprovechan para nada, ni en lo personal, familiar y mucho menos en lo espiritual!!! (¿Cómo estaría su vida espiritual si pasara la misma cantidad de tiempo leyendo su Biblia y orando que pasa en el facebook?)

¡Hay mucho desperdicio de tiempo usando el internet y updating o “keeping up with issues and people” in social media sites!

 4). Manténgase con propósito en su vida diaria… Si usará la tecnología y sitios sociales, que sea con un propósito bueno y no solo para mantenerse entretenido y perder tiempo…  (Ahorita, como necesitamos a alguien que nos lleve al siguiente nivel en nuestro website, livestreams, msg.editing, podcasts, group text messaging, etc.)

Cuando use el internet, que sea con un propósito específico y no solo para “surfear”…

Nunca lo haga a solas o encerrado en su cuarto… hágalo delante de otros… “El que nada debe, nada teme”

Si va a comunicar algo… enviar un mensaje o poner un comentario… que sea para enviar un mensaje sano y edificante… con el propósito de ser de ayuda y edificación… No solo ponga comentarios… solo por ponerlos… (“hablar solo por hablar”)

 Pr.17:28 – “Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.”

 9.      Buena comunicación establece un buen nombre y una reputación piadosa…

Otros respetarán a alguien que tiene buena y sabia comunicación… alguien que sabe cuidar su lengua… medir sus palabras… Alguien que valora el poder de sus palabras.

 Ecle.9:17 – “Las palabras del sabio escuchadas en quietud, son mejores que el clamor del señor entre los necios.”

 Sal.37:30-31 – “La boca del justo habla sabiduría, y su lengua habla justicia.  La ley de su Dios está en su corazón; Por tanto, sus pies no resbalarán.”

 Pr.16:21 – “El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.”

 Nuestras palabras muchas veces formarán nuestra reputación.  ¡Saber escoger nuestras palabras cuidadosamente y asegurarnos que nuestra comunicación sea piadosa será de beneficio no solo a quien nos oye, sino a nosotros mismos!

 ¿Qué reputación tiene usted? ¿Tiene un pasado dañado o una reputación manchada? Si es así, pueda ser que sea resultado en gran parte de sus propias palabras que ha hablado.  Antes de culpar a otros, haga inventario de lo que usted ha dicho o escrito.  Piense en cómo usted se comunica.  Su reputación será grandemente afectada por su comunicación.  (Jovencitos no tienen la madurez para manejar una cuenta de facebook o twitter… no deberían todavía participar de ningún tipo de social media)

 10.  Comunicación piadosa se enfoca en compartir la Verdad de la Palabra de Dios a otros…

Dios quiere que Su Palabra siempre esté en nuestro corazón y en nuestros labios…

Jos.1:8 – Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Sal.119:172 – Hablará mi lengua tus dichos,Porque todos tus mandamientos son justicia.

Hch.1:8 – pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 Si hiciera inventario de todas las palabras que habló la semana pasada, ¿Cuál porcentaje diría que pasó hablando para edificar a otros? ¿Cuánto de sus conversaciones habrán glorificado a Dios?

¡Que bueno fuera que otros nos conocieran por tener palabras de ánimo y edificación, en vez de crítica y chismes!

 Conclusión:

Lc.21:15 – “Porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan.”

 ¿Comprende lo poderosas que son sus palabras? ¿Puede ver lo importante que son sus palabras para Dios y otros?

 Que nuestra determinación sea la misma del Proverbista quien dijo:

“Oíd, porque hablaré cosas excelentes, y abriré mis labios para cosas rectas.  Porque mi boca hablará verdad, y la impiedad abominan mis labios.” Pr.8:6-7

Como terminar su vida feliz y satisfecho

July 22, 2013

lonely path

(O “Pasos a dar para la fecididad y satisfacción”)

Job 42:10, 12, 17

“Y quitó Jehová la aflicción de Job… y aumentó al doble las cosas que habían sido de Job… Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero;…y murió Job viejo y lleno de días.”

Yo fui salvo a los 23 años… Ya tengo 47 años… (casi 24 años).  No es mucho en comparación con otros… pero creo que ya estoy a la mitad del camino… quizás más de la mitad de mi vida ya pasó… (cuando uno cumple 40, dicen que uno ya está “over the hill”)

Y uno comienza a pensar en “como voy a terminar” “como quiero terminar”

El apóstol Pablo… “con tal que acabe mi carrera con gozo…”

 Al estudiar el Libro y ver la vida de Job, nos lleva a pensar las siguientes cosas:

  • Nunca sabemos lo que pasará el día de mañana…
  • La vida del hombre es frágil…
  • Esta vida trae consigo muchas aflicciones…
  • Podemos engañarnos… pensando que estamos bien, cuando en realidad no andamos bien delante de Dios…
  • Dios puede darnos un fin feliz y “lleno de días”, o sea… “lleno de satisfacción”

 ¡Que bueno es saber que nuestro Dios está en control del mañana!  ¡Nada sucede en la vida de un hijo de Dios por casualidad!  ¡Tenemos a un Salvador que ha prometido cuidar de nosotros y nunca desampararnos!  ¡La solución… en medio de las pruebas, nunca es correr y apartarnos de Dios, sino confiar en Él y esperar en Él!

Job dijo: “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré…”

Siempre que estamos pasando por pruebas, adversidades, aflicción… es una oportunidad para examinarnos… hacer evaluación personal… y dejar que Dios nos enseñe lo que no anda bien en nuestro corazón, o… resistirnos, endurecernos, amargarnos y hasta rebelarnos en contra de la voluntad de Dios para nuestras vidas.

El Salmista dijo: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” – Sal.139:23-24

Quizás Dios esté simplemente trabajando en nosotros… queriendo refinar nuestra fe… (La vida cristiana es una de fe)

 

*Quizás hay un joven o señorita aquí que dirá… yo no tengo que preocuparme de eso (terminar) todavía… a penas voy comenzando…

Considera esto = Como uno comienza, puede determinar como uno termina…

También… nuestra actitud en el trayecto de la carrera = vida (cristiana), muy a menudo, determinará lo que Dios tendrá que permitir… enviará a nuestras vidas… carrera… para llevarnos a donde Él quiere que estemos… Su voluntad…

 Quiero contestar (con la Palabra de Dios y con el ejemplo de la vida de Job)                                              ¿Como puede uno terminar su vida feliz y satisfecho?

(Usted conoce la historia de Job… )

(Job 1:1-3, El drama comienza— vs.13-21; 2:7-13)

No cabe duda que Job era un hombre espiritual, confiaba en Dios… pero sí llegó a dudar… a cuestionar: “¿Porqué Dios?”  “¿Qué he hecho para merecer todo esto?”

Sus amigos: Elifaz, Bildad y Zofar llegaron a concluir que lo que le estaba pasando a Job era un juicio de Dios por algún pecado escondido… en vez de consolarle, lo juzgaron y lo reprendieron… Al punto que… ¡Mas se estaba afligiendo Job!  (Job 19:19, 21)

“Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.” – Job 19:25-27

¡Job era un creyente! ¡Era salvo! Fue un hombre de fe…

Pero cometió el error que muchos cristianos cometemos… llegó a pensar que era justo delante de Dios… y a pensar que quizás… Dios se había equivocado al permitir tanta aflicción en su vida… a cuestionarlo… a amargarse… (Job 21:7-14; 23:1-17; 24:1-25)  Job llegó a pensar que él no merecía lo que le había acontecido, que Dios no lo estaba tratando justamente…

 *Si la historia hubiera acabado allí… JOB HUBIERA TERMINADO AMARGADO… DERROTADO… LEJOS DE LA VOLUNTAD DE DIOS…  Pero no fue así… la Biblia nos dice que terminó muy diferentemente… felíz… lleno de bendiciones… lleno de satisfacción… (42:10, 12, 17) “lleno de días” = “satisfecho” /”contento”

 ¿Qué sucedió para que su situación cambiara? ¿Qué pasos tomó Job?

 1. Escuchó la Palabra de Dios…  (38:1-3)

Mire hno./hna….

Entre más usted escuche la Pal. De Dios…

A. Mas va a comprender / entender cosas que no sabe…

B. Su mente… entendimiento será renovado…

C. Más verá la gloria de Dios…

D. Más estará consciente de su pecado…verá su propia condición…

 2. Recibió la reprensión por su error… (40:7-9; 41:11; 40:3-5)

He.13:22— “Os ruego, hermanos, que soportéis la palabra de exhortación,…”

(Si no “aguanta” la reprensión, Dios nunca podrá hacer algo con usted… ¡Dios es el Alfarero, usted es el barro… ¡No se salga de la rueda!)

 3. Reconoció su condición… (42:1-5)

¿Qué reconoció Job? SU PECADO!!! SU IGNORANCIA!!! SU ORGULLO!!!

4.  Confesó su pecado… (42:6)

Mire lo que pasó después que escuchó… recibió la reprensión… reconoció su condición… confesó su pecado…

 5. (42:9) ¡Recibió perdón de Dios!!!

1 Jn.1:9 – “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpirarnos de toda maldad.”

¡Que alivio! ¡Que gozo! ¡Que carga se quitó! ¡Que limpieza recibió! ESO ES LO MÁS IMPORTANTE EN LA VIDA….  ¿ESTÁ USTED LISTO PARA ENCONTRARSE CON DIOS? ¿PARA PASAR A LA ETERNIDAD?  ¡QUE BUENO ES SABER QUE UNO ESTÁ BIEN CON DIOS!  (ESP.– CRISTIANO!)(Himno: “Estoy bien con mi Dios”)

 Una vez que confesó y recibió el perdón de Dios…

 6. Fue restaurado… (42:10)

“restauración” = volver a su estado original…  (a veces, hay cosas que ya no pueden ser iguales… restauradas… nuestras acciones traen consecuencias… PERO LO MÁS IMPORTANTE ES RESTAURAR LA RELACIÓN CON DIOS!!! TODO LO DEMÁS ES SECUNDARIO!!!

 7. Recibió la bendición de Dios… (42:12-15)

Pr.10:22— “La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella…”

 Resultado:  Acabó su carrera… terminó sus días… feliz y satisfecho (42:16-17)

 Conclusión:

7 pasos para la felicidad y satisfacción en la vida:

1). Escuchar la Pal. De Dios… 2).Recibir la reprensión… 3).Reconocer nuestra condición… 4).Confesar pecados… 5).Recibir el Perdón… 6).Ser restaurado… 7).obtener la bendición de Dios = TERMINAR FELIZ Y SATISFECHO

A propósito… ¡Estos son los mismos pasos que usted tiene que dar par ser salvo!

¿Como quiere terminar usted su carrera?

Lamentablemente, muchos cristianos terminan llenos de lamentos, quejas y amarguras en su corazón…. Estos pasos a tomar son el orden bíblico para tener felicidad y contentamiento en la vida. 

 

 

 

¡No te detengas!

May 29, 2013

perseverance-cliffhanger

2 Reyes 13:18-19 = “…Y él la golpeó tres veces, y se detuvo.  Entonces el varón de Dios, enojado contra él, le dijo: Al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria.”

Muchos cristianos no viven conscientes de que la vida cristiana es una lucha espiritual…

Efe.6:12 = “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Y en el mismo pasaje, se nos amonesta a vestirnos de toda “la armadura de Dios”… una de ellas siendo la Palabra de Dios (v.17) y otra, la oración (v.18).

Alguien dijo: “La victoria en las batallas de la vida cristiana se logran de rodillas” y el Señor Jesús enseñó en Lucas 18 sobre “la necesidad de orar siempre, y no desmayar.”

Tristemente, la oración y la lectura bíblica personal son las dos áreas en las que más claudicamos los creyentes y en vez de vivir la vida cristiana andando en el poder del Espíritu, intentamos hacerlo en nuestras propias fuerzas.

En nuestro pasaje, el rey de Israel no perseveró en las instrucciones del varón de Dios.  El rey no sabía porqué Eliseo le dijo que golpeara la tierra con las saetas.  Quizás pensó que era algo absurdo o simplemente una formalidad, pues no le dio la importancia suficiente para hacerlo más que tres veces y luego dice la Biblia que “se detuvo”.  Es por eso que el varón de Dios se enojó y le dijo: “al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado…”, o sea, “hubieras tenido la victoria total”.  Pero como Joás no perseveró en obedecer, su victoria sería solo parcial.  De la misma manera, la Biblia nos manda a nosotros a “orar sin cesar”… a “orar siempre y no desmayar”, a meditar en la Palabra de Dios diariamente, a no dejar de congregarnos, a estar ocupados en nuestra salvación.  La victoria es del Señor.  No nos toca a nosotros saber exactamente cómo es que Dios nos la dará, simplemente debemos obedecer en las instrucciones que la Biblia nos da.

Algunas verdades que podemos extraer de este pasaje que nos ayudarán a considerar la importancia de perseverar en la oración:

1.  Cuando nos detenemos en hacer lo que la Palabra de Dios nos manda claramente que hagamos, estamos dudando de Su plan… de Sus promesas…de Su poder.

Es por eso que Santiago 1:7 dice: “No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.”

¡Dios nunca falla! ¡Somos nosotros los que claudicamos… los que somos de doble ánimo… los que no perseveramos!  Es por eso que nos perdemos tantas bendiciones como cristianos, porque nos detenemos en pelear la “buena batalla de la fe”.  ¡El diablo y sus demonios nunca descansan… nunca se detienen!

2.  Es por nuestra falta de perseverar y nuestra inconsistencia que no experimentamos más victorias en nuestras vidas como cristianos…

¿Que tal si Dios nos bendijera de acuerdo a “cuanto” oramos?

3.  Muchas veces, la bendición / la victoria está a “la vuelta de la esquina”… Solo necesitamos perseverar un poco más…

He.10:37-38 = “Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe;…”

¡Sigamos orando! ¡Sigamos leyendo leyendo la Biblia! ¡No dejemos de congregarnos! ¡No dejemos de servir al Señor! ¡No dejemos de ganar almas! ¡Aun un poquito, y el Señor nos dará la victoria! ¡Hay que seguir viviendo por fe!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 96 other followers