Skip to content

“Mi alma deseó los primeros frutos”

December 22, 2011

“¡Ay de mí! porque estoy como cuando han recogido los frutos del verano, como cuando han rebuscado después de la vendimia, y no queda racimo para comer; mi alma deseó los primeros frutos.”

Dios desea ver fruto en nuestras vidas…  Desde el momento que la semilla del evangelio queda sembrada en nuestros corazones (si nuestro corazón es terreno fértil), produce fruto, “…al ciento, al sesenta y al treinta por uno.” (Mt.13:23) Cuando alguien nace de nuevo, y Dios comienza a transformar su vida, se ve el fruto… (2 Co.5:17).  Cuando alguien está verdaderamente arrepentido, se ven “frutos dignos de arrepentimiento” en su vida (Lc.3:8).  Cuando alguien está permaneciendo en comunión con Cristo, llevará “fruto”, “más fruto”, “mucho fruto” y “fruto que permanezca” (Jn.15:2, 5, 8, 16).  Cuando un cristiano no guarda (cuida) su corazón, sino que permite que se contamine de pecado, tarde o temprano también se verá el fruto (Mt.12:33-35).

Una de las cosas que debemos procurar nunca perder como cristanos, son esos “primeros frutos” que teníamos cuando recién fuimos salvos y Dios comenzó a obrar en nuestras vidas… (Ap.2:2-5) = “primeras obras” “primer amor”.  Dios desea ver esos “primeros frutos” en nuestras vidas como cristianos.

Cristo dijo: “Así que, por sus frutos los conoceréis.” (Mt.7:20)

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: