Skip to content

Aprendiendo a pasar tiempo en oración con Dios

January 5, 2013

 Pasaje Bíblico: Mateo 6:5-13

Introducción:

La oración es un mandamiento para el cristiano (Mt.6:9ª; 1 Ts.5:17); es una necesidad para el creyente, dijo nuestro Señor Jesucristo (Mt.6:8b; Lc.18:1); es un acceso único y confianza que tenemos los creyentes (Mt.6:9b; He.4:14-16); es la manera de conseguir todo lo que nos falta en esta vida y despojarnos de todo lo que nos carga y afana de esta vida (Mr.11:22-24; 1 Jn.5:14-15; Lc.12:22-31; Stg.5:14-16).

A Dios le agrada cuando le rogamos, le pedimos y le damos gracias en oración (1 Tm.2:1-3).

El problema es que no oramos como deberíamos orar (Stg.4:1-3). Orar significa pedir y rogar; y para eso se necesita humildad.  El problema es que somos autosuficientes… orgullosos.

 Una de las áreas en la que más batallamos como cristianos, es en nuestro tiempo de oración… ¡El problema es que no hacemos tiempo para orar! Tenemos un tiempo para trabajar, dormir, comer, hacer ejercicio, divertirnos, ver televisión, estar en la computadora en el “facebook” o en los teléfonos “texteando”… Nos comunicamos con un montón de “amigos” por medio de “social networking”, pero no “tenemos tiempo” para pasar con nuestro “mejor Amigo”, nuestro Señor Jesucristo (Jn.15:13).

Una Carta de Jesús

¿Cómo estás? Te escribo esta carta porque quiero decirte cuánto píenso en tí, y cuán grande es mi deseo de ayudarte.

Te vi ayer hablando con tus amigos de tus ilusiones y problemas y pensé: “Quizás me buscará a mí también”…

Esperé todo el día. Al llegar la tarde te dí una hermosa puesta del sol para terminar tu día y una brisa para tu descanso después de un día tan fatigado, y esperé… ¡nunca viniste!… Si, claro, me dolió, pero aun así te amo y quiero ser tu amigo.

Te ví dormir anoche y quise tocar tu frente. Envié rayos de luna que cubrieron tu almohada y tu cara para ver si te despertabas y así hablabas conmigo. Pero no, seguías en tu sueño. ¡Tengo tantos dones que darte!

Pero en la mañana era ya tarde y saliste apresurado de tu casa. Mis lágrimas se mezclaron con la lluvia que caía.

Hoy te veo triste, preocupado, pensativo… Te sientes solo.  Mi corazón comprende, también a mi me abandonaron y me lastimaron… ¡pero yo te amo, y quiero ser tu mejor Amigo!

¡Oh, si tan solo me escucharas! Trato de decírtelo por medio del cielo azul y de los verdes prados. Te lo digo al oído a través de las hojas de los árboles y el olor de las flores, y el canto de los pájaros, y con el calor del sol, y a través del aire que respiras… mi amor por tí es más profundo que el mar.  Te lo trato de decir por medio de mi Palabra cuando vas a la Iglesia… pero tampoco me escuchas, ni lees tu Biblia… y entonces, te grito al oído mandándote algún fracaso o dolor… mi deseo mayor es poder tomarte de la mano y caminar contigo.

Yo sé cuan duro es vivir en esta tierra. Realmente lo sé, y deseo ayudarte, si tan solo me dejaras demostrártelo…

Llámame a cualquier hora día del día o de la noche, pues yo nunca duermo y siempre te responderé. Te amo, seas niño, joven o adulto; soltero, casado o divorciado; andes bien o mal, de todas formas te amo… no importa quién seas, yo te amo.

Pídeme lo que quieras, que si es para tu beneficio yo te lo daré. Habla conmigo y desahoga tus angustias y ansiedades, o cuéntame tus sueños bellos, que yo siempre tengo tiempo para tí… no te olvides de mí, tengo tanto que compartir contigo… quiero darte tantas cosas…

Si has pecado, ¡yo te amo!… mi corazón está hecho de “misericordia”… estoy listo para perdonarte…por ti morí en una cruz y derramé mi sangre por tus pecados.  Ahora te espero cada día… ¡Si tan solo me buscaras!

Pero se que tienes mucho que hacer…Ya no te molestaré más.

Perdona que te haya tomado tanto tiempo, pero no podía esperar más sin dejarte saber que te amo y te espero…

Tu Amigo Fiel: JESÚS

 

En el sermón del monte, Jesucristo nos dio el modelo o el patrón de cómo orar.  Nuestra oración debería estar dividida en 6 partes o tiempos:

1.  Un tiempo para Adorar, alabar y agradecer a Dios por quien Él es y por lo que ha hecho por nosotros… (Mt.6:9)

–          Por nuestra salvación (He.12:28)

–          Por Sus bendiciones…(Sal.103:1-2)

–          Por Su provisión…(Sal.37:25)

–          Por Su protección…(Sal.121)

–          Por Su fidelidad (Lam.3:22-23; 2 Tm.2:13)

2.  Un tiempo para pedir al Señor Jesús que venga por Su Iglesia y para establecer Su reino aquí en el mundo (v.10)

–          El cristiano debe vivir siempre con la “esperanza bienaventurada” (Tito 2:13; Ap.22:12, 20) Quizás la razón porque no vivimos con esta esperanza es porque no estamos viviendo para Él?? (1 Jn.3:1-3; 2:28)

–          Pídale al Señor que le ayude a ser fiel y a permanecer en Él (Jn.15:4-5, 7)

3.  Un tiempo para pedir por necesidades (v.11)

–          Orar por el pan diario representa una “actitud de dependencia en todo”…

–          El problema hoy en día en este país es que tenemos tanta abundancia, que no necesitamos a Dios para nuestras necesidades, sino que lo queremos para que supla nuestros deseos y antojos (Stg.4:3)

–          Debemos pedir por aquello que esté dentro de la voluntad de Dios (1 Jn.5:14-15)

–          Debemos orar por las peticiones de otros (Stg.5:16)

–          Dios ha prometido suplir “todo lo que nos falte” (Fil.4:19)

–          Dios promete conceder nuestras peticiones en base a nuestra “actitud” cuando oramos y pasamos tiempo con Él… (Sal.37:4)

4.  Un tiempo para confesar nuestros pecados (v.12)

–          Dios ha provisto una manera de cómo podemos mantener las líneas de comunicación abiertas entre nosotros y el trono de Su gracia (Is.59:1-2; 2 Cr.7:14-15; 1 Jn.1:7-9)

5.  Un tiempo para pedir por Su protección (v.13)

–          Tenemos a un adversario (1 Pd.5:8-9)

–          Cristo dijo que debíamos velar y orar para no entrar en tentación (Mt.26:41)

–          Dios nos da fortaleza y la salida para soportar cualquier tentación (1 Co.10:12-13)

–          La oración es un arma poderosa en la lucha en contra de nuestro enemigo (Ef.6:10-18)

–          La buena batalla de la fe se pelea “de rodillas”…

6.  Un tiempo para terminar alabando el Nombre del Señor (v.13)

–          ¡Él es digno de toda honra, gloria y alabanza! (Jud.1:24-25)

 

Conclusión: ¿Cree usted que pudiera dedicar 25 – 30 minutos de su día para orar? ¿No cree que su vida personal mejoraría mucho si lo hiciera? ¿Qué otras actividades están consumiendo su tiempo de tal manera que no le queda nada de tiempo para pasar con su Salvador? (Al menos que simplemente sea flojera o apatía) ¿Cree usted que pudiera agregar al Señor Jesús a su lista de “amigos” con quien socializa diariamente??

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.  Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.  ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”- Mateo 7:7-11

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: