Skip to content

¡No te detengas!

May 29, 2013

perseverance-cliffhanger

2 Reyes 13:18-19 = “…Y él la golpeó tres veces, y se detuvo.  Entonces el varón de Dios, enojado contra él, le dijo: Al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria.”

Muchos cristianos no viven conscientes de que la vida cristiana es una lucha espiritual…

Efe.6:12 = “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

Y en el mismo pasaje, se nos amonesta a vestirnos de toda “la armadura de Dios”… una de ellas siendo la Palabra de Dios (v.17) y otra, la oración (v.18).

Alguien dijo: “La victoria en las batallas de la vida cristiana se logran de rodillas” y el Señor Jesús enseñó en Lucas 18 sobre “la necesidad de orar siempre, y no desmayar.”

Tristemente, la oración y la lectura bíblica personal son las dos áreas en las que más claudicamos los creyentes y en vez de vivir la vida cristiana andando en el poder del Espíritu, intentamos hacerlo en nuestras propias fuerzas.

En nuestro pasaje, el rey de Israel no perseveró en las instrucciones del varón de Dios.  El rey no sabía porqué Eliseo le dijo que golpeara la tierra con las saetas.  Quizás pensó que era algo absurdo o simplemente una formalidad, pues no le dio la importancia suficiente para hacerlo más que tres veces y luego dice la Biblia que “se detuvo”.  Es por eso que el varón de Dios se enojó y le dijo: “al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado…”, o sea, “hubieras tenido la victoria total”.  Pero como Joás no perseveró en obedecer, su victoria sería solo parcial.  De la misma manera, la Biblia nos manda a nosotros a “orar sin cesar”… a “orar siempre y no desmayar”, a meditar en la Palabra de Dios diariamente, a no dejar de congregarnos, a estar ocupados en nuestra salvación.  La victoria es del Señor.  No nos toca a nosotros saber exactamente cómo es que Dios nos la dará, simplemente debemos obedecer en las instrucciones que la Biblia nos da.

Algunas verdades que podemos extraer de este pasaje que nos ayudarán a considerar la importancia de perseverar en la oración:

1.  Cuando nos detenemos en hacer lo que la Palabra de Dios nos manda claramente que hagamos, estamos dudando de Su plan… de Sus promesas…de Su poder.

Es por eso que Santiago 1:7 dice: “No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.”

¡Dios nunca falla! ¡Somos nosotros los que claudicamos… los que somos de doble ánimo… los que no perseveramos!  Es por eso que nos perdemos tantas bendiciones como cristianos, porque nos detenemos en pelear la “buena batalla de la fe”.  ¡El diablo y sus demonios nunca descansan… nunca se detienen!

2.  Es por nuestra falta de perseverar y nuestra inconsistencia que no experimentamos más victorias en nuestras vidas como cristianos…

¿Que tal si Dios nos bendijera de acuerdo a “cuanto” oramos?

3.  Muchas veces, la bendición / la victoria está a “la vuelta de la esquina”… Solo necesitamos perseverar un poco más…

He.10:37-38 = “Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe;…”

¡Sigamos orando! ¡Sigamos leyendo leyendo la Biblia! ¡No dejemos de congregarnos! ¡No dejemos de servir al Señor! ¡No dejemos de ganar almas! ¡Aun un poquito, y el Señor nos dará la victoria! ¡Hay que seguir viviendo por fe!

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: