Skip to content

“Portaos Varonilmente”

September 3, 2014

se un hombre

“Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.” – 1 Corintios 16:13

¿Que significa esta frase?  (Hoy en día diríamos: “Se hombre” “Pórtate como hombre”)…

Pues según el mundo, lo interpreterían como decir: “Aguántate”, “No llores”, “No te dejes”, etc.  Sin embargo, eso es solo una pequeña parte… una fracción de lo que es ser hombre.  Así es el mundo, incompleto.  Solo en Cristo Jesús un hombre puede llegar a ser un hombre completo porque Jesucristo fue el Hombre Perfecto (completo).

¡Hoy en día hay el mundo está en crisis… una crisis de falta de hombres!

Pr.20:6 – “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quien lo hallará?”

La sociedad está en crisis por falta de buenos modelos o ejemplos de lo que es ser verdaderamente hombre.

Los hogares están en crisis por falta de “hombres  de verdad” – que sean los esposos y padres que deben ser.

Las iglesias están faltas de hombres de Dios… hombres piadosos, esforzados y valientes para servir en la obra del Señor.

En nuestro pasaje, el apóstol Pablo está exhortando a los cristianos en la Iglesia en Corinto a “portarse como hombres”.  De hecho, la obra de Dios se debe “sacar adelante” por hombres- valientes y esforzados.  ¡La razon que muchas iglesias no hacen más por la causa de Cristo es por un montón de hombres cristianos indispuestos a tomar el liderazgo espiritual de su propio hogar, mucho menos el de su Iglesia!

Donde más hace falta el ejemplo, influencia y liderazgo de un hombre es en su hogar.

El hogar es el “reino” del hombre, es por eso que es llamado “cabeza” por el Señor y exhortado a “gobernar bien su casa” (Ef.5:23; 1 Tm.3:4, 12)

El hogar es el “santuario” del hombre, es por eso que es llamado “sacerdote”… (1 Pd.2:9; Ap.1:6)

Es por eso que el hombre que quiere servir en la Iglesia debe ser primero líder espiritual de su propio hogar y familia… ¡allí es donde más cuenta! ¡¿Cuanto más pudiera hacer la Iglesia si hubieran líderes que primero fueran líderes espirituales de sus propias familias?!

Pero, como hacen falta hombres que se porten varonilmente en sus casas primero…  ¡La primera que necesita ser convencida de su liderazgo varón, es su propia esposa… luego sus hijos!   Si eso no anda bien, tampoco podrá tener un ministerio efectivo, de credibilidad en su Iglesia.

En nuestro pasaje, el apóstol Pablo pone como ejemplo a los siguientes cristianos (hombres): Acaya, Estéfanas, Fortunato y Acaico.

En el vs.15 vemos que Acaya había sido el ganador de almas que había alcanzado a Estéfanas y a su familia.  ¡Como hacen falta ganadores de almas que lleven fruto con perseverancia en la Iglesia!   Hermano: ¿Cuantos han sido alcanzados y están en la Iglesia por su esfuerzo personal evangelístico? ¡Necesitamos a más hombres como Acaya!

También menciona a Estéfanas diciendo: “Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas… se han dedicado al servicio de los santos.” Esta declaración nos hace entender que Estéfanas HIZO ALGO BIEN CON SU FAMILIA, pues todos estaban envueltos sirviendo al Señor.  ¡Wow, que tremendo testimonio!  Hermano, lo que más de credibilidad a su liderazgo es la clase de familia que usted tiene.  Cualquiera puede ser un “buen cristiano” cuando sus hijos están pequeñitos, pero cuando llegan a la adolescencia y a ser adultos… allí se va a ver el fruto de la clase de padre que usted fue.  Pr.20:7 – “Camina en su integridad el justo, sus hijos son dichosos después de él.”   Lo que más le dará o quitará autoridad a su liderazgo en la obra de Dios es el comportamiento y conducta de su propia esposa y sus hijos.

Luego el apóstol menciona a Fortunato y Acaico diciendo: “…ellos han suplido vuestra ausencia.” – v.17   y añade: “porque confortaron mi espíritu…” – v.18

Esos dos varones eran la clase de personas en que uno puede depender, que cuando otros fallan, ellos allí están; en otras palabras son CONSTANTES.  También, eran hombres con una actitud de ser de ánimo y bendición a otros.  ¡Como hacen falta hombres MOTIVADOS, hombres de fe que apoyen el ministerio de su Pastor y animen a otros en la Iglesia a confiar y esperar en Dios!

Aquí en este pasaje, Dios nos da algunas cualidades que posee un buen líder, alguien a quien Dios pueda usar como ejemplo para otros (Así como Pablo hizo con estos varones)

1.  Hombres que primero tengan un buen testimonio…  v.15 – “…ya sabéis que la familia de Estéfanas… se han dedicado al servicio de los santos.”

Si alguien tiene un buen testimonio o un mal testimonio, es por lo que él mismo ha hecho bien o mal ante otros.  El testimonio es lo que otros “saben” de uno por lo que han visto u oído que uno mismo ha hecho o ha dicho.  O sea, yo no puedo decir que tengo un buen testimonio, otros diran eso de mi, o lo contrario, debido al testimonio que yo mismo les haya dado con mis hechos o mis palabras.  En el caso de un varon, su testimonio es afectado por el comportamiento de su esposa o hijos, pues ellos son parte de quién él es… son una extensión de él.  Pablo dijo: (“vean el ejemplo de Estéfanas”)…” ya sabéis que la familia de Estéfanas… se han dedicado al servicio de los santos.”

El testimonio de la familia (la esposa y los hijos) determina en gran parte, que tanta influencia y liderazgo un hombre tenga en el ministerio.  *Si otros ven que no puede gobernar o liderar bien ni a su propia familia, ¿como espera que seguirán su liderazgo en la Iglesia? ¿Como va a poder influenciar y enseñar a otros cuando usted mismo no lo ha puesto en práctica con su propia esposa e hijos??

Muchos hermanos quieren ayudar al Pastor y servir en el ministerio, pero no tienen un buen testimonio en donde más cuenta – en su hogar, con su esposa y con sus propios hijos.  Bien dice el dicho: “Medico curate a ti mismo primero”

2.  La autoridad y credibilidad vendrá como resultado del testimonio personal…

En el vs.16 Pablo escribe a los Corintios: “Os ruego que os sujetéis a personas como ellos,…”

¿Por qué es que Pablo podía pedirle a los cristianos en Corinto que se sujetaran a estos varones (Acaya, Estéfanas, Fortunato y Acaico)??  ¡POR EL TESTIMONIO QUE ELLOS HABÍAN DADO!

El Pastor solo puede darle tanta autoridad a un hermano líder… le da la oportunidad de servir en un ministerio y le dice a los hermanos en la Iglesia: “Por favor hagan lo que el hermano les pida porque él está a cargo”…  Pero, con su testimonio, ese hermano va a aumentar su credibilidad y autoridad o las desminuirá.  Una cosa es cierta, es muy difícil conseguir que los hermanos se sujeten y obedezcan a un líder que ha dado mal testimonio o ha abusado de su liderazgo.

3.  Por ultimo, la instrucción del apóstol para la Iglesia en Corinto con respecto a esos cuatro varones mencionados es:  “reconoced, pues, a tales personas.” – v.18

En otras palabras, primero cuida tu testimonio, siendo un buen líder en tu propio hogar con tu familia; lo cual te dará más credibilidad y autoridad como líder en la Iglesia:  No solo los hermanos (la iglesia) querrán sujetarce y seguirte, sino que reconocerán tu servicio en la obra del Señor.

¡Ese es el resultado de portarse “varonilmente”! ¡Como hacen falta hombres de verdad en la obra del Señor!

 

 

 

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: