Skip to content

“Diferentes por Diseño – Masculinidad”

April 28, 2015

Diferentes po diseño logo

Texto: Salmos 12:1 – “Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos; Porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres.”

2 Timoteo 3:16-17 – “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Resumen:

Esta lección cubre las diferencias distintivas entre los géneros y los principios de Dios para el hombre piadoso.  Anima al alumno a aceptar con gusto su “papel” (“role”) dado por Dios y singular (“unique”) en diseño.

Meta principal de la lección:

Contrarrestar la mentalidad “unisex” de nuestra sociedad y cultura, y establecer un cuadro bíblico como referencia para que nuestros jóvenes varones lleguen a ser hombres de Dios.

Objetivos:

Al terminar esta lección, los alumnos deberían:

  • Comprender que Dios creó al hombre y a la mujer para ser diferentes a propósito
  • Comprender que cada género tiene un propósito único dado por Dios
  • Escoger aceptar las responsabilidades del propósito de su género
  • Decidir crecer en piedad (godliness) en cuanto a su género se refiere

HACIENDO JUSTICIA A TU GÉNERO (“Being true to your gender”)

¿Te has dado cuenta últimamente, cómo tu cultura (nuestra sociedad) ha estado intentando hacerte sentir insatisfecho con quien Dios te hizo que fueras?  Cuando se trata de ser hombre, parece que la sociedad quiere que tengas “alternativas” (“alternative choices”), como sentirte atraído a otros hombres, que perviertas tu “papel” dado por Dios y llegues a ser algo que ultimadamente te destruya como persona.

Ya sea pervirtiendo tus deseos / pasiones, o desviándote de la dirección que debe llevar tu vida, la sociedad quiere que tu desees ser algo o alguien diferente a quién Dios te diseñó ser.

La locura en todo esto es, que no importa lo que tú decidas o hagas, siempre serás lo que Dios te diseñó ser.  Dios fue quien determinó tu género (sexo); y Él te diseñó así a propósito y con un propósito.  Nada de lo que tú hagas podrá cambiar eso.  Aunque la sociedad intente, al final de todo, hombres serán hombres y mujeres serán mujeres.

¡Una de las formas de rebeldía más descaradas en contra de Dios es rebelarse en contra de su propio género! ¿Por qué? Porque resiste el diseño fundamental y básico de Dios.  Declara: “¡Dios, rehúso ser como tú me creaste!” Satanás quiere que alces tu puño hacia el cielo y en la cara de Dios al resistir cómo Él te diseñó ser.  Trágicamente, esa clase de rebeldía produce una vida miserable y desesperada.

Las buenas noticias son, que Dios fue quién te dio tu género y te diseñó específicamente con un propósito y plan para tu vida, y para la eternidad.  Tu puedes callar las mentiras de tu cultura y creer a la Palabra de Dios.  Puedes aceptar con confianza el propósito de porqué Dios te hizo como te hizo, y llegar a ser un hombre piadoso.  ¡Un hombre de Dios!

Si aún no lo has notado, si eres un adolescente (teenager)- ¡Estás cambiando! Los años de la adolescencia son famosos por los cambios.  Durante estos años, tu cuerpo está desarrollándose, tus actitudes están cambiando, tu cerebro se está regenerando, tus cuerdas vocales están cambiando también; tu horario definitivamente es diferente a cuando eras un niño, tus responsabilidades y tareas están aumentando y podríamos seguir y seguir… Desde alrededor de los 12 años hasta cuando llegues a los veinte y tantos, tu vida será un “rollercoaster” interminable de cambios.  Muchas veces, esos cambios pueden ser “estresantes” y hasta abrumadores (“overwhelming”).

Uno de los cambios más importantes que estarás experimentando es que rápidamente te estás convirtiendo en un adulto.  Y desde ahorita, estás decidiendo que clase de adulto serás.  ¡El desafío de hoy, es simplemente que aceptes quién tu eres… que aceptes las responsabilidades que vienen con tu género!  Reconoce que eres un hombre por diseño.  Segundo, comprende el propósito porqué Dios te hizo un hombre.  Dios te hizo así con un propósito específico y Su Palabra nos enseña cual es.

¿Quieres una buena vida de adulto? ¿Deseas tener lo mejor de Dios? Si tu respuesta es sí, entonces pídele al Señor que te ayude a ser el hombre piadoso que Él intentó que fueras, y trata de comprender lo que significa ser un hombre de Dios.

La vida es feliz cuando uno es quién Dios intentó que uno fuera.  No andes deseando ser algo o alguien diferente.  No te tragues las mentiras de tu cultura.  Decide que tú iras con Dios y que aceptarás tu propósito dentro de Su plan.

Veamos lo que Dios dice acerca de ser un hombre y lo que es ser “piadosos” (“godly”):

¿QUÉ ES SER UN HOMBRE?

En la sociedad en que vivimos, hay una escasez de verdaderos hombres.  Claro, hay muchos hombres por todas partes, pero pocos han sido entrenados y enseñados a ser verdaderos hombres.  Verdadera masculinidad o a lo que se refiere el término – hombría según como Dios lo diseñó, debería ser el deseo a ser de todo hombre cristiano.

En esta lección, veremos 10 principios bíblicos que definen a un hombre piadoso.  Estos principios  son en varias maneras, únicos para los hombres y debemos pedirle a Dios que forme estas cualidades en nuestro carácter y las grave dentro de las fibras de nuestro corazón.

Al estudiar estos principios, debemos reconocer que son fundamentales quiénes Dios nos creó para ser – hombres.  Nunca seremos tan gozosos, contentos y completos en nuestras vidas, cómo cuando lleguemos a ser los hombres piadosos que Dios intentó que fuéramos.

¿Qué significa ser un hombre?

Muchos definen la hombría a ser rudos, atletas, fuertes, fríos, calculadores, etc.  Aparte de todo eso, muchos hombres hoy en día son insensibles, secos, pasivos, callados, aburridos o unos son abusadores, groseros y pleitistas.

Por la gracia de Dios, podemos llegar a ser hombres llenos de vida, valientes y sensibles a la voz de Dios y a las necesidades de otros.  Descubramos esas diez características de lo que es ser un hombre piadoso:

  1. Una persona piadosa (espiritual) acepta el diseño diferente de Dios para el hombre y la mujer (Gen.1:27; 5:2)

Primero, debemos comprender lo básico de la creación de Dios en cuanto al hombre y la mujer.  Considera estos puntos:

  • Dios creó al hombre y a la mujer y los hizo distintivamente diferentes a propósito
  • Dios le dio al hombre y a la mujer capacidades o papeles (“roles”) muy diferentes en la vida
  • La sociedad ha intentado destruir la distinción que hay entre el hombre y la mujer
  • La sociedad distorsiona y pervierte la creación de Dios por su rebeldía en contra de Él
  • Satanás quiere confundirte y no quiere que seas un hombre piadoso (hombre de Dios).

Si tú le haces caso a lo que la sociedad dice y enseña, nunca alcanzarás las cualidades que veremos en esta lección.  Pero si permites que Dios te desarrolle, estas características serán fundamentales en tu identidad como hombre cristiano.

No creas las mentiras del mundo.  Las diferencias entre los hombres y las mujeres no tienen nada que ver con quien es mejor, sino con el plan singular (unique) para cada género.  Ambos géneros (sexos) son muy valiosos en el propósito de Dios para Su creación.  ¡Se feliz y agradécele a Dios por hacerte hombre!  Mírate a ti mismo convirtiéndote en un hombre piadoso.  Escoge ser el hombre que Dios quiere que tú seas.

  1. Un hombre piadoso comprende que fue creado con un propósito (Jer.1:5; Ez.22:30; Sal.37:23; Hch.13:22)

Dios no creó al hombre sin razón.  Él te diseñó así y te dio un llamado – un propósito para tu vida.  Estás aquí para cumplir una tarea para Él.  Dios te dio una voluntad propia para aceptar o rechazar esa tarea.  Su llamado para tu vida debe ser escogido por fe, seguido con pasión, descubierto una paso a la vez y vivido con gozo.  Su llamado para tu vida perfectamente encaja con tu identidad – quién Él te hizo para ser, y sólo viviendo de acuerdo a Su propósito descubrirás verdaderamente lo que es tener una vida abundante.  Un hombre piadoso reconoce que le pertenece a Dios y que Él lo tiene en este mundo con una razón, con un propósito; y por lo tanto, deja que Dios “ordene sus  pasos” y vive de acuerdo a Su voluntad (Sal.37:23).

  1. Un hombre piadoso sabe entregarse a su trabajo y esforzarse (Pr.18:9; 24:27, 30-34)

Este principio se estableció, desde que Dios hizo a Adán y le dio la responsabilidad o el cargo de cuidar el jardín y nombrar a todos los animales.  Cada hombre fue creado para cumplir con un trabajo.  A cada hombre se la ha dado un trabajo que hacer en este mundo y debería cumplir con él para la gloria de Dios.

Para un joven, su trabajo ahorita es estudiar, aprender, crecer, desarrollar su conocimiento y sus habilidades.  Esto significa aceptar los “retos” o desafíos que enfrentarás por delante – sacar buenas calificaciones en la escuela, esforzarte en los proyectos que te son asignados, hacer lo mejor en todo lo que participes, ya sean deportes, música, o cualquier otra actividad escolar.  Eso quiere decir esforzarte y dar lo mejor en todo lo que se te dé la oportunidad hacer ahorita que eres joven.  Con el tiempo, tus responsabilidades serán más grandes y pesadas.

Aprender a trabajar duro te servirá mucho en la vida.  Aceptar responsabilidades hoy, hacer lo mejor que puedas y trabajar duro te llevarán a disfrutar ser alguien responsable y esforzado en el futuro.

Hombres de Dios sienten satisfacción en hacer un trabajo bien hecho y lograr algo para la gloria de Dios.  Cada tarea y responsabilidad que se te asigne, llevará “las huellas” de tu carácter al terminarlas –ya sea cortar el zacate, escribir un reporte o limpiar el “garage”.  Trabaja duro y haz siempre lo mejor que puedas.  Recuerda que cada trabajo o tarea cumplida será un reflejo de tu carácter (también lo que no cumplas).

  1. Un hombre piadoso aprende a ser un líder y un buen ejemplo (Mt.12:35; Sal.112:5; Ro.12:9)

Algunos jóvenes creen que pueden simplemente existir sin ser una influencia.  En vez de aceptar la responsabilidad de ser “buenas influencias”, tratan de ser “neutrales”.  Eso es imposible.  Por el simple hecho de existir, serás una influencia; serás un líder.  Serás una buena influencia y un buen líder, o una mala influencia y un mal líder – no puedes ser neutral.  Si fallas en ser una buena influencia intencionalmente, serás lo contrario por no decidirte.  Hombres piadosos (espirituales) no evitan ser una influencia.  No puedes evitar ser una influencia en las vidas de otros.  Sólo puedes escoger usar tu influencia.  Hombres de Dios deciden usar cualquiera que sea su influencia que tengan para hacer todo el bien que les sea posible.  Hombres espirituales no tienen miedo de ser líderes y no le corren al bien, sino que aceptan su responsabilidad de ser influencias positivas a otros.

  1. Un hombre piadoso acepta su responsabilidad de ser un proveedor (1 Tm.5:8; Pr.13:22)

Dios ha dado al hombre la responsabilidad de proveer para su familia.  Aunque seas un joven todavía, es bien importante que comprendas este principio y que lo aceptes.  Pronto tendrás la responsabilidad de cuidar y proveer para otros.  Para algunos, esto se convierte en una constante presión y una carga, pero el hombre piadoso aprende a apoyarse en el Señor y a confiar en Su dirección y provisión.  Ultimadamente, Dios siempre bendecirá y proveerá al hombre que confíe en Él.

Ese llamado a proveer para aquellos a quienes amas debe llevarte a amar más a Dios y a seguir Su dirección con fervor y dedicación.  Él nunca te fallará.  No temas a la responsabilidad, espérala con anticipación.  ¡Cuando Dios te bendiga con tu propia familia, haz lo mejor para cuidar de ellos!  Esta es tu responsabilidad dada a ti por Dios.  Aunque tu esposa trabaje o tenga algún ingreso, la responsabilidad de proveer para tu familia recaerá principalmente sobre tus hombros.

  1. Un hombre piadoso acepta la responsabilidad de ser un protector (1 Pd.5:8; 3:7)

La Biblia enseña que la mujer es el “vaso más frágil”.  También la Biblia nos enseña a ser “sobrios” y a “velar” porque tenemos a un enemigo – el diablo.

Como hombre, tú serás el líder espiritual y protector de tu hogar algún día.  Esto es por diseño de Dios.  ¡Tú serás el “muro de protección” para tu esposa e hijos!  Si eres un hombre piadoso (espiritual) y andas rectamente con el Señor, Satanás no podrá traspasar tus oraciones para atacar a tu familia.

¡Ahora es el tiempo de convertirte en un guerrero espiritual de oración quien estará dispuesto a pelear espiritualmente por su esposa y por sus hijos!  Crece y fortalécete en la gracia de Dios, y prepárate para este papel tan vital en tu jornada de ser un hombre cristiano.

  1. Un hombre piadoso sabe como amar a Dios y servir a otros (Ef.5:25; 6:4; Col.3:21, 19)

El hombre fue creado para amar.  Nuestros corazones fueron diseñados para amar y Dios nos manda a amarle a Él y a otros.  Nuestro amor debería conmovernos a servir al Señor y a otros también.

Muchos hombres aman las cosas equivocadas – pasatiempos (hobbies), deportes, diversión y placer.  Cuando amamos las cosas equivocadas, nos convertimos en “maricones” – sin lograr nada significativo y sin ser respetados.  Pero cuando amamos las cosas correctas, llegamos a ser fuertes, valientes y seremos percibidos como hombres de integridad (Pr.20:6-7).

Dios nos manda a amarlo a Él primero, luego a nuestras esposas y a nuestros hijos; después unos a otros.  Tú sabrás que te estás convirtiendo en un verdadero hombre, cuando comiences a amar como Cristo ama.  El amor sacrifica, sirve, da…  es poner a otros por encima de a ti mismo.  Si tú quieres llegar a ser un verdadero hombre de Dios, tendrás que aprender a escoger amar aquellas cosas que Dios ama.

  1. Un hombre piadoso comprende lo que es el compromiso con Dios y su familia (Jos.24:15; Sal.57:7; Sal.127:1; Ef.5:31)

Dios nos ha llamado al hombre a ser comprometido.  Si, esto va en contra de todo lo que el mundo enseña hoy en día.  El mundo nos enseña que “primero veas si te conviene”… “¿Qué hay para mi primero?”… El mundo nos enseña a “evitar los compromisos”.

Pero si tú quieres ser un verdadero hombre de Dios, tendrás que aprender a comprometerte.  ¡Comprométete completamente a Dios primero!  Cuando aprendes a cumplir tu compromiso con Dios, también cumplirás con todos tus futuros compromisos en la vida.  El compromiso a Dios es el campo de entrenamiento para un matrimonio, una familia, un trabajo comprometido en el futuro.

Hacer un compromiso quiere decir que nunca dejas la opción de “quitiar” (renunciar) ante cualquier responsabilidad antes de cumplir.

  1. Un hombre piadoso encuentra fuerzas y estabilidad en su Dios (Sal.91:2; Pr.24:3; Is.40:31; Jer.16:19; 2 Tm.2:1; He.13:9; Ef.3:17; Col.2:7)

La vida de todo hombre tendrá presión, tensión, estrés, cargas y pruebas.  Aún así, el hombre espiritual estará dispuesto a soportarlo todo por su familia y por otros.  Sin embargo, Dios no quiere que llevemos todas estas cargas solos y en nuestras propias fuerzas.  Él nos ofrece Su fortaleza y Su estabilidad.

Hombres piadosos aceptan la presión y las cargas en la vida como un llamado de parte de Dios; se fortalecen en su caminar personal y privado con Dios y renuevan sus fuerzas en Él.  Verdaderos hombres no le corren a las presiones y al estrés, sino que corren hacia la batalla.  Se meten de lleno, no a medias.  Enfrentan valerosamente situaciones difíciles y hasta peligrosas sin congelarse de miedo.  Siguen en la batalla en medio de la oposición en vez de darse por vencidos y acobardarse.

Al ir convirtiéndote en un hombre de Dios, debes aprender a fortalecerte en Cristo.  Él siempre te dará las fuerzas y el valor para enfrentar lo que venga a tu vida, siendo el líder y la influencia que los tuyos necesitarán.

Ese valor y estabilidad serán un ancla para tu familia, tus amistades y tus hermanos en Cristo.  ¡El mundo necesita y anda en búsqueda de tales hombres!

  1. Un hombre piadoso será grandemente bendecido y favorecido por Dios (Pr.12:2; Sal.5:12; Pr.3:4; 11:27; Lc.2:52)

¡La Biblia dice claramente que Dios si tiene favoritos! Dios bendice al hombre que escoge el camino de la piedad.  ¡Él favorece a aquellos que andan rectamente para Su honra y gloria!

El favor de Dios es más valioso que cualquier otra cosa en la vida.  ¡Si tú escoges ser un hombre de Dios, tendrás su favor y su bendición como resultado!  Como esto salga a relucir en tu futuro solo Dios decidirá, pero puedes estar seguro que Dios cumplirá con Su Palabra.  ¡El honra a aquellos que le honran!

Conclusión:

Pr.2:20 – “Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos;”

Como hombres, fuimos diseñados a tener estas cualidades.  Conforme vivamos con ellas, seremos fortalecidos, afirmados, valorados y satisfechos dentro del propósito de Dios para nosotros.  Cuando no vivimos con estas cualidades, andaremos frustrados, perdidos y sin propósito,… y sin ser valorados.

¡Decide que harás de esta serie de lecciones algo memorable en tu vida! Deja que tu vida sea una jornada descubriendo y desarrollando estas cualidades por la gracia de Dios.  Como resultado, puedes esperar una vida con recompensas y bendiciones inimaginables de parte de Dios.

1 Co.2:9 – “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.”

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: